Inicio » Nivel Secundario

Nivel Secundario

Carta de Bienvenida

A las familias de nuestros alumnos:
La planificación de un nuevo año tiene muchos aspectos que parecieran ser rutinarios; la importancia está en los nuevos retos y objetivos que nos proponemos cumplir. Es esto lo que nos motiva a emprenderlo con mucho ánimo para afianzar así nuestro Proyecto Educativo Orionita. Escribe San Luis Orione:
En una época de positivismo, de avidez por las cosas terrenas y por el dinero, el Colegio Don Orione se propone con el auspicio de la Virgen Celestial, enjugar muchas lágrimas, elevar las mentes y los corazones a ese Bien no terrenal que es el único que puede colmar y satisfacer el corazón del hombre (Proyecto Educativo Orionita, 2010: 45).
Creemos que nuestros alumnos tienen una llamada de Dios, que deben descubrir y responder libremente. Nuestra tarea es ayudarlos  a discernir su vocación y acompañarlos  en su respuesta.
Creemos que somos Iglesia, cimentada en Jesucristo, corresponsales de la Divina Providencia, base de toda educación cristiana.
Creemos en una nueva sociedad, donde la familia es la primera educadora de sus hijos, a quien la institución acompaña ofreciendo medios y oportunidades para que desarrollemos en comunión, la misión de formar y armonizar fe,  cultura y vida, en un clima de respeto, colaboración, tolerancia, libertad, solidaridad y caridad.
Creemos en nuestro Estilo Educativo Orionita, que se caracteriza por ofrecer al joven una seria formación académica para su digna inserción social, tomando como rasgos típicos la atención primordial al crecimiento humano, profesional y espiritual del alumno.
Por ello, necesitamos:
  • Generar un ambiente escolar desde el respeto mutuo y la aceptación de normas de conducta que tengan en cuenta, al mismo tiempo: el funcionamiento satisfactorio del grupo y las necesidades de cada uno de sus componentes, especialmente de nuestros alumnos.
  • Fomentar acciones educativas caracterizadas por un clima impregnado de valores, y basado en una pedagogía atenta a la persona como objeto de amor por parte de Dios, con un destino trascendente y una identidad propia.
  • Asegurar vuestra presencia como familia: mediante su apoyo y diálogo, estímulo y ayuda durante todo el tiempo de la formación de sus hijos, en sintonía con directivos, docentes y demás miembros de la comunidad educativa.
Con el convencimiento de que una educación desde el amor:
  • Construye y estimula,
  • Da confianza y seguridad,
  • Escucha,
  • Ayuda a crecer…
Pero también requiere de:
  • Criterios y objetivos bien definidos,
  • Comprensión y firmeza a la vez…
Nos proponemos hacer posible este equilibrio difícil, pero necesario, con la orientación, ayuda y motivación desde el amor y para el bien de todos.
Estamos convencidos de que la vida de nuestra comunidad educativa depende del compromiso de todos. Juntos podemos asumir los desafíos y retos que la realidad nos presenta en estos momentos de la historia.
Necesitamos que nos acompañen en este camino de la corresponsabilidad, la comunicación, el esfuerzo, el respeto y la transparencia. Queremos que sus hijos, desde ahora nuestra prioridad, sean personas que respondan a la vocación universal a la felicidad, es decir, a la realización plena de sus talentos, capaces de construir una sociedad más justa y equitativa.  Este compromiso compartido es de todos.
Todos debemos mirar en la misma dirección y así mantenernos. Tenemos por delante un tiempo precioso para recorrerlo juntos y llenarlo de buenas experiencias. ¡Bienvenidos a todos!
Equipo de Conducción, Docentes, Preceptores y Administrativos
U.E.P. N° 55 “Don Orione” – Nivel Secundario

Las instituciones educativas de gestión privada, al igual que las escuelas estatales, desarrollan una función pública garantizando con su presencia el pluralismo cultural y educativo. Garantizan la libertad y el derecho de la familia a encontrar la orientación educativa que desean dar a la formación de los propios hijos.
Las escuelas católicas además, al ofrecer su proyecto educativo, cumplen una tarea eclesial insustituible. A través de ellas la Iglesia participa en el diálogo cultural con su aportación original en favor de la formación integral del hombre y trata de responder a las exigencias de cooperación que se manifiestan en un mundo caracterizado por el pluralismo cultural.

tt

Nuestra Historia

El Instituto Don Orione se abre con su internado y la Sección Primaria en 1946. Luego se agregan, el Nivel Secundario en 1959; el Nivel Terciario o Instituto del Profesorado en 1969. Posteriormente en 1990 se agrega la Sección Especial.
El llamado entonces Colegio Don Orione surge poco después del paso del sacerdote Luis Orione por la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña y del envío de sus primeros religiosos en 1937.
La apertura del colegio se inscribe en los motivos generales de la presencia de su congregación religiosa en el lugar, y en la importancia que el mismo fundador acuerda a la educación como factor de elevación social y cultural del pueblo. Obedece específicamente a las dificultades reales existentes para que los hijos de los agricultores pudieran educarse, y en la importancia que el fundador otorga a la educación como factor de elevación social y cultural del pueblo.
En la década del treinta los hijos de los colonos estaban imposibilitados de asistir a centros educativos debido a las distancias, y a la precariedad de caminos polvorientos y gangosos en tiempo de lluvias.  Se hacía imperiosa la necesidad de contar con una institución educativa con internado que pudiera ofrecer una educación integral. Así, por el empuje del Padre Pedro Tessari y la decisión de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, en el año 1940 se coloca la piedra fundacional  y se comienza la construcción del edificio.
El Nivel Secundario se inicia en 1959 respondiendo, principalmente, al pedido de las familias del campo, para que sus hijos, gracias al internado, pudieran seguir estudiando. Además, los padres de los alumnos del primario querían que sus hijos continuaran en el mismo colegio.
El secundario se constituirá a través de los años en bachillerato, escuela comercial diurna, y escuela normal. De este modo ofrecía tanto la preparación para estudios superiores como capacitación ocupacional y formación profesional docente. En 1992 se adopta el plan de bachillerato con orientación laboral, R.M. 11/91, que capacita, en el Instituto Don Orione, como auxiliar en informática. Por actuación 10.698 /91 del 02-10-91 se autoriza la inscripción a partir de 1992.     Desde la apertura del Terciario se convierte de hecho en departamento de aplicación, para la práctica docente de futuros profesores.